viernes, 27 de enero de 2012

Latidos en sombra


Y cuando nadie esperaba, estábamos ella y yo,
con la única esperanza indeleble del recuerdo y el anhelo,
la sonata del corazón incitándonos a danzar.

Y  las velas,
y las sábanas
dos cuerpos abrazados en su inocencia,
en su profunda rosa.

Ella lo debe recordar
o quizás, ella ya no lo haga.

La incertidumbre es navaja
cuando el barco sin vela se ha perdido en el océano
y la noche parece más pesada;

sin miedo,
solo el desamparo y la sinfonía de turno.

¿quién podría beber el vino cuando la copa continua pura?
y el pañuelo donde estaban sus ojos se ha ido volando.

Mi inmadurez sombría,
mi crueldad inmaculada,
incluso esta exquisita agonía,
todo es amor, mi amor… solo eso.

12 comentarios:

  1. Hola Leo, encantada de pasar por tu espacio. Vengo a recrearme con tu poesía nostálgica, cargadita de dolor y de mucho amor siempre fresca como rosa acabada de nacer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un poema agridulce...hace tiempo que no leía uno así..
    Un saludo^^

    ResponderEliminar
  3. La verdad que me ha gustado mucho, aunque todo eso se disipe en un momento, luego regresa con la misma intensidad que antes y queda ese anhelo después que hace que la noche sea testigo de tu soledad y de tus recuerdos bonitos.

    ResponderEliminar
  4. si, ella lo debe recordar :)

    ResponderEliminar
  5. Sin miedo, solo el desamparo. Y la barca sin velas.
    Del otro lado un horizonte muerto, un cielo marchito de luz, una punzada entintada en el iris y un negro absoluto; de allí de dónde se siente venir la tormenta, que uno no sabe que rostro tiene, que uno no sabe si después de la linea negra, al sortear la inmensidad del segundo presente, se encuentre su barca o si tan solo queda viva la invocación propia de una tempestad, con sus silbidos, con sus olas cortantes y el frío del horizonte vacío, dispuestos a ahogarnos para volvernos a hacer zarpar, empapados en agua y sal.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Leo, gracias.
    Las palabras despiertan los sueños, incluso las palabras ajenas pueden compartirse y volverse propias, incluso eternas.
    Gracias, leo, porque fue importante.
    Gracias por mantener las palabras palpitantes.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado el poema, sinceramente. La incertidumbre es navaja y distancia y desamor.. aunque haya sido amor, todo es amor.. un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Genial; genial la pluma, genial las imágenes, genial la apariencia y genial la musica...Saludos...

    ResponderEliminar
  9. ojala y siga esa incertidumbre de si ella lo recuerda o no para que te sigas desangrando en letras.

    un abrazo hermano!

    ResponderEliminar
  10. Me encantó. Genial el blog! Sobre todo tus palabras...Todo por acá rebosa de poesía...


    Besos...

    ResponderEliminar
  11. fabuloso viaje de amor y nostalgia...de imagenes que vibran al ùnisono de recuerdos idos y amores vencidos.....saludos

    ResponderEliminar

Rimel

Luna,
Espejo de mi alma
anhelo inalcanzable
por qué dejas de mirarme
cuando la poesía me abandona