lunes, 24 de enero de 2011

Amor Utópico



Desea la muerte empeñar su cráneo solo por una sonrisa,  Camina hacia la puerta con la noche de perfume y dos estrellas interfectas sujetándole el cabello.

10 comentarios:

  1. Leo, a ver si interpreté bien, le cantas a la muerte en el poema? Si es así, lo haces muy bien.
    Gracias por publicar.

    ResponderEliminar
  2. Que buena tomada de pelo a la muerte.

    Un digno relato de un gran escritor.

    Muchos besos Leo.

    Me gusta lo que escribes, si de algo sirve.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Interesante texto que con irreverencia "coquetea" con la muerte.

    Un texto imaginativo y con sello.

    Saludos---

    ResponderEliminar
  4. Un relato que me hizo volar unos instantes a un lugar diferente y extraño...quizá terrorífico...
    saludos.

    ResponderEliminar
  5. Al margen de lo onírico (posible orígen), el tema se ajusta bien a la realidad cotidiana, o eventos que muchos lo habremos experimentado e ciertas circunstancias.
    Desde que nacemos convivimos con la muerte (en su posibilidad cierta y latente). Por ello vale el sentido irónico de la expresión en tu relato, pues si bien buscamos la vida, ella misma conlleva la otra realidad implícita. La que debemos saber aceptar dignamente.
    Un gusto haber pasado.
    Juan.

    ResponderEliminar
  6. Leo, te invito a pasar por mi casa virtual, sería un honor retires algo para tí.
    Cariños, sé feliz.

    ResponderEliminar
  7. Bonita página...me ha encantado...te seguiré leyendo...un saludo

    ResponderEliminar
  8. precioso poema en esa forma tan sutil de plasmar tus sentir.

    besitos . estas entre mis favoritos.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen escrito, me huele a sátira, y con mucha irreverencia frente al tema, lo que le da un toque especial .
    Me gusta como te involucras en él, y salir airoso de aquello .
    Seguiré, por mi parte, alguna próxima publicación .
    Saludos,
    Etterno .

    ResponderEliminar

Rimel

Luna,
Espejo de mi alma
anhelo inalcanzable
por qué dejas de mirarme
cuando la poesía me abandona